Guía RCS: Cómo diferenciar camisetas originales de réplicas falsificadas

Dar los primeros pasos en el mundo del coleccionismo de camisetas de fútbol puede llegar a ser complicado debido al auge del mercado de las falsificaciones, es por eso que desde Retro Calcio Shirts hemos decidido crear esta guía práctica con ejemplos visuales para aprender a diferenciar camisetas originales de réplicas falsificadas.

En primer lugar, hay que acotar qué entendemos como una réplica falsificada. Una réplica no original será todo aquel producto, actual o retro, que no haya ido fabricado por la empresa original que distribuye las equipaciones. No se debe confundir con las reediciones oficiales, ya que estas reediciones de camisetas antiguas sí están hechas por los propios clubes (o empresas especializadas en ello). Tampoco se deben confundir con la nomenclatura “Replica” usada desde los años 90 para referirse a las camisetas de juego (Que explicaremos con más detenimiento en el artículo dedicado a las nomenclaturas en las camisetas de fútbol), por lo que, aunque en la etiqueta ponga réplica, puede tratarse de una prenda original.

Para abordar los puntos a tratar en la guía tras esta pequeña introducción, se aportarán fotografías propias, tanto de productos que hemos tenido en Stock en nuestra web, como de camisetas de nuestra colección personal, así como de algunas réplicas falsificadas compradas expresamente para la realización de la misma.

PRECIO

El primero de los factores a tener en cuenta a la hora de comprar una camiseta de fútbol es el precio, todos los coleccionistas intentan encontrar gangas por debajo de su valor de mercado y a veces pueden llegar a conseguirlas, pero en muchas ocasiones, los precios demasiado económicos intentan engañar al comprador.

Si al entrar a una “web especializada” o al perfil de un particular en una web de compra-venta, se detecta que todas las prendas tienen el mismo precio o varían en muy poca cantidad (25-35€) lo más probable es que se traten de falsificaciones. Así mismo, si ese perfil cuenta con gran variedad de camisetas actuales con etiquetas, o camisetas retro muy por debajo de su valor real, es un indicativo de que lo más probable es que las prendas salgan de un catálogo chino/tailandés de falsificaciones.

Cabe destacar que el mercado de las falsificaciones es limitado y que no se falsifican todas las camisetas y prendas que han existido en la historia del fútbol. Existen algunas prendas clave falsificadas en masa para detectar si una web es o no fiable. Si al entrar a una web tienen en stock camisetas de Alemania 1990, Países Bajos 1988, México 1998, Francia 1998, Argentina 1986… Y todas con dorsales célebres como Zidane, Maradona o Van Basten, hay dos opciones: O tienen el mejor stock de la historia de las webs especializadas en coleccionismo, o son réplicas, y podemos asegurar casi al 100% que serán réplicas falsificadas.

Algunas de las prendas más falsificadas de la historia

Pongamos un ejemplo concreto, al entrar a una web especializada en camisetas, detectas que cuenta con gran variedad en camisetas de la temporada 20-21, todas nuevas, con etiquetas, variedad de tallas… Y todas por precios entre 20-30€, muy por debajo de lo que costarían esas prendas en tiendas oficiales de las marcas (Adidas, Nike…) o de los clubes. No solo eso, también tienen la camiseta local de la Fiorentina 1998 con el dorsal de Batistuta, nueva y con etiquetas, por 50€. Parece una ganga irresistible, pero lo más probable es que al vendedor le haya costado entre 12-15€ y esté intentando dar gato por liebre a algún coleccionista novato. Esa camiseta, o cualquiera de las mencionadas anteriormente, originales, con dorsal y en buen estado, difícilmente bajarán de las tres cifras, por lo que este indicativo es un primer punto de contacto para evitar timos.

ETIQUETAS EXTERNAS

El segundo de los pasos a tener en cuenta antes de la compra de una camiseta de fútbol es revisar las etiquetas en caso de que las tuviera. En el caso de camisetas más o menos recientes, es posible que se puedan encontrar en un estado nuevo y con etiquetas (Nosotros hemos traído camisetas originales con etiquetas de hasta 1997), pero cuanto más antigua sea la camiseta en cuestión, más hay que desconfiar sobre su originalidad si viene con etiquetas.

En algunos casos (sobre todo en camisetas retro de los 80 y 90), la falsificación de la etiqueta suele ser muy pobre, sobre todo si la prenda no es Adidas o Nike. En camisetas Lotto, Champion, Le Coq Sportif… Es muy común encontrar etiquetas genéricas en las que pone “Sport” sin ni siquiera el nombre del equipo en ellas, ese es el caso más fácil de detectar, pero no todas las etiquetas externas lo ponen tan fácil.

En camisetas recientes, las falsificaciones sí son más concretas y pueden dar el pego, pero cuentan con un problema, y es la fácil verificación en internet sobre si es o no genuina. El primer paso a dar con ellas será revisar que no tengan ningún fallo de impresión, el escudo de otro equipo, estén al revés o falten elementos (es común que pase eso, y se puede detectar con facilidad, porque las marcas originales no cometen esos fallos).

Si todo eso está en orden, lo siguiente es revisar el código de barras. Normalmente, las falsificaciones suelen llevar un texto genérico y un código falso (ADIDAS JSY es el más común en las Adidas), mientras que las etiquetas originales cuentan con más información sobre la camiseta y, en algunos casos, si escaneas el código de barras o introduces los números en Internet, aparece el propio producto original, verificando así que se trata de una prenda genuina.

Etiquetas originales de productos de Nike, si se escanean, aparecen camisetas oficiales
Etiqueta de prenda falsificada, en la parte de delante aparece el escudo de la Roma, en la de detrás, la web del PSG

ETIQUETAS INTERNAS

En caso de que la camiseta que quieras adquirir no cuente con etiquetas externas porque sea de segunda mano o porque se la hayan cortado pese a que esté sin usar, el siguiente paso a seguir será la revisión de las etiquetas internas. Parece una nimiedad muy difícil de identificar, pero en muchas falsificaciones se cometen diversos fallos en estas, lo que permite identificarlas como tal.

El primer paso es similar al anterior, muchas etiquetas internas cuentan con fallos de fábrica, están puestas al revés, torcidas, o no concuerdan con cómo deberían ser esas etiquetas según la marca, por lo que esas falsificaciones son fáciles de detectar. Otra peculiaridad común en las réplicas asiáticas es la marcación con bolígrafo de esas etiquetas, si la etiqueta interna lleva un número o garabato escrito a boli, lo más seguro es que sea una réplica, ya que los proveedores de réplicas utilizan esos símbolos y números para calcular el stock antes de su almacenaje.

El número escrito en la etiqueta interna hace ver que la prenda no es original

En prendas posteriores al año 2000, los fabricantes comenzaron a implementar códigos e identificaciones para prendas concretas. Los más comunes y fáciles de identificar son los de Nike y Adidas. En el caso de esta última marca, sus camisetas cuentan con un código QR, una fecha y una serie de números, por ejemplo: 08/11 ABZ027 APU002 (La fecha es el mes de fabricación, la primera línea de código es el producto y la segunda el código la fábrica en la que se hizo) En muchos casos, aunque no en su totalidad, escribir esos códigos en Google lleva directamente a imágenes de la propia camiseta, verificando su autenticidad.

Al buscar en Google el código (sin la fecha) aparece la camiseta: Portero Real Madrid 04-05

Este método de búsqueda es muy efectivo si aparece, ya que asegura al 100% la autenticidad del producto (Nike, Puma y Umbro entre otras también cuentan con números y códigos en sus etiquetas internas), pero el hecho de que no aparezca una prenda no la hace falsa, ya que no hay una base de datos con todos los códigos en Internet, y si no hay ninguna web más en la que se esté vendiendo esa prenda con ese código, no aparecerá en internet.

TEJIDO/TEXTURA/COSTURAS

Este paso y los siguientes que vendrán son algo más complicados de verificar sin tener la prenda en mano, ya que muchas páginas web y particulares no dan demasiados detalles multimedia de sus prendas y se limitan a enseñarlas en un plano general, sin aportar fotos en detalle del escudo, las costuras y los bordados. Si una camiseta no tiene suficiente información y el vendedor no quiere aportar más fotografías, la mejor opción es evitar la compra.

La primera comprobación a tener en cuenta en este aspecto debe ser general, buscar una foto de los jugadores usando la camiseta que interese y compararla con la que está a la venta. Si hay variaciones en el tono de la prenda, en la disposición de la publicidad o en la marca y el escudo, seguramente sea una falsificación. Entrando más en detalle, y sobre todo en camisetas antiguas, la diferencia se vuelve más notable en el tejido de la propia prenda, ya que las falsificaciones modernas no replican en su mayoría la tela y la sensación de las camisetas de los 80-90. Así mismo, la mayoría de camisetas originales con más de 20 años de edad mostrarán un mínimo signo de paso del tiempo (un ligero enganchón, una etiqueta arrugada, una pequeña mancha o agujero, deterioro ligero en los colores…), es prácticamente imposible que una camiseta original con más de 20 años se encuentre como recién salida de fábrica, así que, si parece recién hecha, quizá lo esté.

En esta réplica se puede apreciar lo mal hechas que están las costuras

Otra de las diferencias visibles entre camisetas originales y falsificaciones es el acabado de los patrones de costura, siendo mucho más finos y precisos en las prendas originales, rematando todos los hilos y cerrando la prenda de manera perfecta, mientras que en las falsificaciones se suele utilizar otro tipo de remate para los bajos y cierres, queda algún hilo suelto, el pico del cuello no está perfectamente recto… Son pequeños errores de producción que las hacen identificables.

DORSALES Y PARCHES

Por último, si la prenda en cuestión cuenta con parches especiales o dorsales, es importante revisar con referencias si esas características adicionales son las correctas (Tipografía errónea de los dorsales, parches correctos y de calidad, material del dorsal…). En muchas ocasiones, pese a que la camiseta como tal sí pueda ser original, esos elementos no lo son, acabando con la mayoría de su valor. Cuanto más antigua sea una prenda, más complicado es que aparezca con dorsal y parches originales de la época, pudiendo ser incluso preparada para un partido o usada por el propio jugador, es por eso que muchas webs de camisetas falsas con dorsal aumentan su precio deliberadamente para dar una falsa sensación de exclusividad, por lo que siempre se deben buscar fotografías de referencia de todos esos detalles para asegurar que tanto prenda como personalización son 100% originales

Camiseta original Juventus 96-97 con dorsal claramente no oficial

Desde el equipo de RCS esperamos que esta guía pueda resultar útil para evitar estafas y timos que ensucien el mundo del coleccionismo de camisetas de fútbol, así como para verificar vuestras colecciones para comprobar si todas vuestras prendas son originales o tenéis alguna réplica entre ellas (nosotros mismos lo hicimos hace un año y nos llevamos más de una mala sorpresa). También queremos destacar que entre las prendas que tenemos en Stock, tratamos que todas sean 100% originales y de época, pero cuando entra en Stock alguna réplica o reedición, lo especificamos con claridad para ser totalmente transparentes con nuestros clientes.

Así mismo, si alguien tiene dudas sobre la autenticidad de una de nuestras prendas o de alguna de su propia colección, puede contactarnos mediante correo electrónico, WhatsApp o Mensaje Directo en nuestras redes sociales, y nosotros le aportaremos la información necesaria para aclarar si se trata o no de una camiseta original.

Esta guía nos ha servido también como ejercicio de total transparencia y veracidad de nuestra política de empresa, poniendo a disposición común todas las herramientas posibles para hacer del coleccionismo de camisetas una afición más sana y con menos falsificaciones, para que, a partir de este momento, intentéis verificar todas vuestras nuevas adquisiciones antes de comprarlas. Agradecemos si compartís el artículo con algún amigo coleccionista, para salvarle de alguna estafa y para darnos a conocer entre aficionados de este mundillo.

¡Gracias por confiar en nosotros!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *